Adolescentes gastaban miles de dólares y Facebook lo permitía

0
860

En juegos como PetVille, Angry Birds o Ninja Saga, justo en los años del apogeo de la red social Facebook, se podían comprar desde armas o pócimas con el fin de ganar de manera más fácil. En este escenario los niños venían a ser el público fijo, que se aprovechaban de sus inconscientes padres para gastar miles de dólares con las tarjeta de estos.
Lo lamentable está en que la compañía fundada por Mark Zuckerberg estaba al tanto de esta práctica y, lo peor de todo, no hicieron nada para evitarla a través de distintos métodos.
Después que los padres introducían los datos de las tarjetas de crédito por primera vez a fin de poder comprar algo que desearan los niños en el juego, la plataforma no volvía a hacer la advertencia. Por eso los botones inocuos que ayudaban a dar poderes virtuales en realidad lo que hacían era seguir cobrándole a los padres, especialmente a los más despistados.
Mediante una encuesta interna que realizó el gigante tecnológico detectó que muchos padres no estaban al tanto de que la compañía conservaba los datos de la tarjeta, así como tampoco que los niños tenían la posibilidad de usarla de nuevo sin necesidad de alguna verificación o contraseña.

Hasta 9% de reclamos por usos de tarjetas sin consentimiento

Así lo revela el medio del Centro de Periodismo de Investigación de los Estados Unidos, Reveal, el cual indicó que la compañía también llamaba a esos niños “ballenas”, que es un término que en los casinos reciben aquellos clientes considerados despilfarradores.
Por si esto fuera poco, la compañía denominaba a esos ingresos como “fraude amigo” a nivel interno para referirse de esta manera al hecho de que un adolescente terminaba usando el dinero en el juego sin el consentimiento de sus padres.
Según se supo, Facebook no podía desconocer esta práctica, dado que 9% de las veces recibía peticiones de reembolso del dinero mediante las tarjetas. Se trata de un número significativo considerando que en el sector recibir 1% de reclamos de este tipo ya es señalado como un motivo de alarma.
Lee también: Con memes y videos graciosos Facebook busca captar a los jóvenes