El fenómeno de la viralización a manos de los influencers

0
803

Marketing con influencers es una tendencia que se emplea desde hace muchos años para fortalecer las estrategias de mercado.
Un influencers es una persona que se forma una imagen, tras ganarse la confianza de sus seguidores y adquiere protagonismo en las redes sociales.
Estos individuos poco a poco se convierten en una referencia para un gran número de usuarios y es allí cuando muchas empresas o marcas los utilizan como canal para generar contenidos de calidad y llegar a su audiencia.
Por lo general estos influenciadores tienen mucha habilidad para comunicarse e influir en el comportamiento del target, al tiempo de que se identifican con lo que van a promocionar.
Este recurso viene adquiriendo tanta importancia que impuso una moda a nivel mundial que cada día se fortalece para establecer un estrecho vínculo entre los anunciantes y los consumidores.
Existe un tipo de influencers llamado celebrity, que se caracteriza porque es conocido fuera de las redes sociales, es decir, que su fama va mucho más allá. En pocas palabras son famosos.
Un ejemplo lo representa el conocido futbolista portugués Cristiano Ronaldo, a quien se le considera un líder en las redes sociales con más de  320 millones de seguidores.
También hay otro tipo de influenciador que es conocido como micro-influencers, cuyo volumen de followers de sus perfiles sociales, por lo general, oscila entre 500 y 10.000. Aunque su número de seguidores es modesto, comparado con los celebritys, gozan de una gran credibilidad y son ideales para estrategias de mercado muy concentrado o geolocalizado.
En esta variedad también surgen los influencer de opinión, representados por aquellos que usan las redes sociales para generar contenidos personales, opiniones o pensamientos, sin esperar una remuneración, así como los influencer especializados que tienen conocimiento sobre un determinado tema.
A la hora de una empresa decidir si contrata los servicios de un celebrity o un micro-influencers, lo primero es evaluar el objetivo que persigue, el  público al que va dirigido el mensaje y el presupuesto con que se cuenta. Una vez establecido estos tres aspectos estará lista para enrumbarse en el mundo de la viralización.

Lea también: Entender a los microinfluencers para potenciar el marketing digital