Instagram sigue quitándole anunciantes a Snapchat

0
681

Durante algún tiempo Snapchat  repunto como el mayor y más peligroso contrincante para Facebook y su filial Instagram. Sin embargo, la red social dirigida por Evan Spiegel, a la que muchos anunciantes querían posar sus garras, está perdiendo “sex appeal” publicitario para beneficio de Instagram. Así lo indica al menos un reciente estudio de la compañía de servicios financieros Cowen.

Instagram Stories

Según este informe, los anunciantes se inclinan más a que su publicidad se abra paso en Instagram Stories (90%) y dejan sin dudarlo en un segundo plano a Snapchat Stories (10%).
Por otra parte, el 47% de los “media buyers” consultados en su estudio por Cowen establece que sus clientes invierten menos de lo que se esperaría en la publicidad en formato vídeo en Snapchat.

Ranking de nueve plataformas distintas

Si se toman en cuenta la calidad del contenido, los anunciantes colocan a Snapchat en el octavo puesto en un ranking de nueve plataformas distintas (donde la red social logra situarse por delante única de los “ad exchanges”).
Si colocamos en la mira es en la intención de gasto (anunciantes que incrementaran la inversión menos aquellos que la reducirán) los “media buyers” tienen a bien posicionar a Snapchat en lo más alto de la lista con un índice del +26%.

La antipatía de los anunciantes hacia Snapchat

Snapchat logra de nuevo la primera plaza en el apartado relativo a la intención de gasto en vídeo digital con una tasa del +30%.
Según los números de Cowen, Snapchat culminara el segundo trimestre de 2018 con 192 millones de usuarios (tan sólo un millón de usuarios más que con respecto a los tres primeros meses del año).
La antipatía de los anunciantes hacia Snapchat está en línea con que ya no se muestra la misma pasión de sus usuarios. Un segundo informe publicado por Cowen el mes pasado ponía de manifiesto que los usuarios de Snapchat invierten un aproximado de 33 minutos al día en Snapchat, un 7% menos que hace un año.

Lee también: Dior, acusado de plagiar las vestimentas típicas de Rumanía