Los influencers y la inteligencia artificial

0
761

Se habla de que es una idea llamativa, debido a que se ha llegado a usar la inteligencia artificial para así suplantar a los influencers de carne y hueso, pero, ¿hasta dónde serían capaces de llegar las grandes compañías de marketing para conseguir una manera lucrativa e infalible de hacer publicidad?

Debido a la falta de credibilidad que han generado algunas «celebridades de la Internet» por la facilidad que existe para aumentar los seguidores en las redes sociales por medio de bots o programas que generan seguidores falsos, las compañías publicitarias han decidido crear sus propias celebridades teniendo ellos el control total de la información referente a éstos.

Lil Miquena

Un ejemplo destacado y directo acerca de esta innovadora herramienta de marketing seria Lil Miquena, la influencer creada por la marca Brud. Miquena cuenta actualmente con 1.3 millones de seguidores en Instagram y ha patrocinado a distintas marcas reconocidas a nivel mundial como lo son Supreme, Balenciaga, Coach, entre otras.

También, Lil Miquena ha patrocinado eventos que apoyan a las causas sociales y ha recomendado productos de belleza, actuando como los influencers que estamos acostumbrados a encontrarnos en las redes sociales diariamente.

Blawko, Shudu y Bermuda

Como Lil, existen otros influencers virtuales, entre ellos destacan Blawko, Shudu y Bermuda, creados con rasgos humanos increíblemente exactos y que, en fotografías pueden ser reconocidos como personas normales debido a la inmensa perfección con la cual fueron generados, virtualmente.

Aunque resulta un poco complicado que estos influencers logren calar en el mundo como lo haría uno natural, debido a que los consumidores necesitan una voz que se les sea conocida recomendando una marca o un servicio, a las grandes compañías les resulta fascinante la idea de poder crear un influencer y controlar lo que publican, ahorrándose así cualquier escándalo que afecte negativamente a la marca.

Aunque estas nuevas fichas del juego publicitario nos resulte  anormal y un tanto extraño, poco a poco podríamos estar viendo un incremento del número de empresas que usen a estos influencers para que representen a sus marcas debido a la capacidad de control que se puede tener sobre ellos, disminuyendo el porcentaje de acciones erradas que podría cometer un ser humano por tener un libre albedrío que los nuevos influencers no poseen.

Lee también: Las redes sociales son dominadas por las celebridades digitales