¿Tienen fecha de caducidad los nuevos libros de marketing?

0
474

Cuando inicio el boom de las redes sociales hace unos años y cuando todo lo que debía aprender las marcas y las empresas era sobre ellas y sobre cómo emplearlas, se produjeron varias cosas. Por un lado, las redes sociales y su aplicación en la empresa se transformaron  en uno de los temas primordiales de las conferencias, ferias y encuentros para directivos, emprendedores y gente del mundo business.

La rápida caducidad de los términos

El modo en el cual los términos han caducado ayuda a comprender la gran volatilidad a la que tiene que enfrentarse la estrategia de marketing en estos tiempos y cómo las cosas varían a una velocidad impresionante. Lo que era el gran tema de moda hace unos años se ha quedado completamente desfasado actualmente.
Mismo ocurre con muchas otras cosas. Las explicaciones sobre cómo funciona Facebook, por ejemplo, han tenido que ir transformándose cada seis meses. Lo que se aplicaba hace unos años ya no funciona y ya no tiene sentido como guía de estrategia.
Todos estos cambios tienen un asombroso daño colateral. Los libros y manuales de marketing y publicidad, especialmente la epidemia que ha ido llenando las mesas de tendencias en los últimos años al calor del nacimiento de las redes sociales y del boom del interés que estas han ido despertando entre quienes toman decisiones, se han convertido en un producto fugaz.

La vida útil de los libros

Lo textos y con esos libros de marketing puede que se hayan publicado no hace tanto tiempo, pero lo que están planteando y lo que están defendiendo  ya no se puede aplicar.
Los textos están llenos de información que ya no se puede aplicar, de descripciones de la situación que ya no se utilizan para analizar las cosas y que ya no representan la realidad o de inclinaciones darán los efectos esperados.
El ensayo sobre marketing y sobre redes sociales se ha convertido así en una especie de evento fugaz. Funciona cuando llega al mercado, pero corre un importante riesgo de caducar demasiado rápido.

Lee también: La era de las smart labels, las ‘etiquetas inteligentes’