YouTube canceló cuenta de Soph por infringir sus políticas

0
712

YouTube puede cancelar una cuenta si rompe las pautas de la comunidad tres veces en 90 días, y eso fue lo que ocurrió con la cuenta de Soph, una influencer de 14 años.

Soph es el nombre de la niña que contaba con casi 1 millón de suscriptores en su canal.

YouTube tomó la drástica decisión porque la pequeña publicó un video en el que emite un discurso de odio contra la comunidad LGBT+. Asimismo, 24-hras.mx reportó que ella compartió publicaciones “racistas y antiislámicas”.

La popular plataforma fue la que dio a conocer la noticia esta semana. Mientras tanto, la pequeña reaccionó en Twitter manifestando lo siguiente:

“Menos espectadores no es la gran cosa. YouTube es la comida rápida de los medios de comunicación, se nutre de la conveniencia, no de la calidad de su servicio. Pero si te molesta porque quieres que mis ideas se transmitan tanto como sea posible, envía correos electrónicos de queja, haz lo que tengas que hacer”

Esta no es la primera vez que Soph infringe las normativas de la compañía. Hace unos meses recibió una sanción que terminó desmonetizando su cuenta temporalmente. En aquel entonces, la decisión la tomaron porque había amenazado con asesinar a la directora ejecutiva de YouTube.

Lee también: IGTV en Instagram admitirá vídeos en horizontal

Videos engañosos con contenido infantil en YouTube

En YouTube y YouTube Kids, algunos creadores de contenidos están utilizando personajes populares animados, caricaturas o juguetes para posicionar videos con violencia, bullying e incluso del suicidio. Los padres, confiados en que el niño/a está viendo un video apto para su edad, no se están percatando de lo que realmente están viendo.

En expansion.mx realizaron un reportaje especial en el que detectaron cómo utilizan canciones como Baby Shark o Finger Family para compartir otros contenidos.

En uno de los materiales que se encuentran en las plataformas mencionadas, al buscar Toy Story se encuentran contenidos como “Woody embarazó a la novia de Sonic” y “Woody y Betty esperan bebés gemelos”.

El primero cuenta con más de 53 mil reproducciones, y nada más al leer el nombre se percibe que el contenido no es apto para menores de edad.

Cuando se reporta el video, la plataforma le colca restricción de edad asegurando que no tienen “evidencia de que estos videos estén apareciendo en YouTube Kids”. Sin embargo, de comprobar que sí aparece “el video sería removido inmediatamente”.

Un experto explicó que la razón por la que utilizan esas palabras es para “perderse entre los miles de contenido”. De esa manera logran que el algoritmo de YouTube los posicione bien y los recomiende una y otra vez.

La situación no es nueva para la compañía.  Hace algunos años, en 2017, el contenido más utilizado era el de Peppa Pig para promover contenidos de violencia, miedo y suicidio, incluso mostraban a los personajes comiendo pasteles con cocaína.

Desde entonces, Google y YouTube buscan la manera de que esos materiales no lleguen a YouTube Kids. En su momento, esta última plataforma explicó que utilizan información que recopilan “con fines operativos internos” para “ofrecer contenido personalizado”.

Para ambas compañías, el reto es grande porque muchos de esos videos están “escondidos”. La mayoría utilizan personajes como Paw Patrol, Elsa y Hulk para pasar desapercibidos. Sin embargo, siguen insistiendo para evitar que los niños visualicen contenidos no aptos para su edad.